sábado, 23 de noviembre de 2013

Y Lulú dijo: "Yo que tú, crafteaba"

Hoy se ha materializado una decisión que ha costado tomar: Lovely Lulú se ha convertido en Yo que tú, crafteaba. Cambio de nombre y también cambio de rumbo: compatibilizar el trabajo con la dedicación necesaria para hacer de tu pasión una fuente de ingresos es a veces imposible. De ahí que haya decidido convertir esta página en un blog personal.

Los cambios no tienen por qué ser negativos; quizás no sea rentable crear un vestido puntada a puntada, no lo es al menos si el tiempo que le dedicas son los ratitos que te sobran al terminar el día. Pero la creatividad, la necesidad de transformar un trozo de tela en algo precioso; la satisfacción de hacer regalos únicos; la sedante melodía de dos agujas tricotando, esas neuronas voraces que tantos proyectos acumulan sin que a las manos les de tiempo a materializarlos. Esa es mi forma de vida, porque mi vida sin el sello handmade no sería mi vida. Las cosas hechas a mano tienen un valor añadido y, además, son la mejor terapia contra el aburrimiento, la tristeza y el estrés.

De ahí que, a partir de ahora, comparta esa parcela de mi vida a través de este blog; mostraré los proyectos que cree; compartiré las mejores ideas que encuentre por la red; daré buena cuenta de las ferias, talleres, mercadillos y tiendas con las que me tope y enseñaré todas las imágenes, los objetos, los lugares, las vidas y las personas que me inspiran. El universo draft es adictivo, inyecta optimismo, te hace sentir útil, te permite ser mejor persona. Yo que tú, crafteaba.
Blogging tips