miércoles, 3 de abril de 2013

El color, nuestro mejor aliado para cambiar la decoración


Para darle un nuevo aire a nuestro salón sin gastar mucho dinero, lo mejor es fijar nuestra atención en los cojines, las cortinas y los pequeños objetos decorativos que aportan una nota de color. Hoy os enseñamos una de las últimas creaciones de Lovely Lulú:  hemos cambiado un salón tan sólo aprovechando los restos de tejidos que teníamos olvidados en el armario.

El punto de partida, un sofá beige, una alfombra en color marrón chocolate, el mobiliario en wengué y las mesas de centro, como contrapunto, en blanco. ¿Y si añadimos el verde como complemento? Es un color que invita a relajarse, a descansar; en tonos vibrantes, como el verde lima, derrocha optimismo y modernidad y las gamas más oscuras, tranquilidad. Con unos retales de lana, confeccionamos dos cojines lumbares. Para completar, añadimos también dos cojines rectangulares en marrón junto a los reposabrazos, que así serán más blanditos: para ello recuperamos un tejido de tweed y lo completamos con unas borlas que les imprimen un poco de personalidad.



En cualquier salón que se precie tiene que haber una manta, para que en esas noches de peli y palomitas no falte el calor. La nuestra es de Ikea y con ella terminamos la sesión de "chapa y pintura" al salón. ¿Qué te ha parecido?
Blogging tips